sábado, 31 de enero de 2015

CALÇOTS CON TEMPURA EN SU SALSA

Calçot es una palabra del catalán, en castellano también conocidos como calsots, con la que se denomina a una variedad de la cebolla, concretamente la variedad conocida como Cebolla tardía de Lérida. Son habituales en la zona interior de Cataluña, pero especialmente de toda la zona occidental, correspondiente a las tierras del Ebro y la comarca del Alt Camp, siendo el plato más emblemático de la población de Valls (Tarragona).





Es uno de los platos típicos de la gastronomía catalana, muy consumido a finales de invierno con salsa romesco o salvitxada, completando con un segundo plato compuesto por carnes y butifarras típicas. El Calçot de Valls (Tarragona), protegido por una denominación de origen, se caracteriza por una longitud de 15 a 25 cm (parte blanca) y un diámetro, medido a 5 cm de la raíz, de entre 1,7 y 2,5 cm.



Pero esta receta no es para comerlos así. Esta receta me ha servido para aprovechar unos calçots que nos sobraron un día de calçotada y para comerlos en Como en Casa los hice rebozados y con un poco de salsa que tenía en el congelador.

Para dos personas vas a necesitar 10 calçots delgados aceite de girasol para freír harina de tempura agua fría sal Maldon. La receta para la salsa la encontrarás clicando aquí. Es una salsa estupenda, parecida al romesco que puedes utilizar para aliñar un montón de platos como las ensaladas, el bacalao crudo, unas gambas, etc.

Para preparar los calçots vas a tener que limpiarlos de las hojas externas y cortando las partes verdes. Hay personas que no les elimina las partes de verdes. Si te gusta, puedes conservarlas aunque no se comen (ni se rebozan); es decorativo también.

Calienta el aceite en una sartén un poco honda.

Prepara en un plato hondo la mezcla de harina de tempura con agua fría y una punta de sal, la mezcla no debe ser ni muy líquida ni muy espesa. Una vez que tengas la pasta reboza el calçot para que se impregne de la pasta. Remueve para que queden totalmente cubiertos y ya los tienes listos para freír cuando el aceite esté ya caliente.


Fríelos por tandas para que no queden pegados unos con otros. Deja dorar y luego deposítalos en un plato con papel absorbente, para que pierdan el exceso de aceite.

Una vez fritos salar con sal Maldon, servir calientes, como primer plato o como acompañamiento junto con la salsa.

1 comentario:

  1. Ufff cosa buena!! Desde que descubrí los calçots en uno de mis viajes a barcelona, los adoro y esta forma de prepararlos tengo que probarla!! Me ha gustado mucho!!
    Me quedo por aquí y te invito a mi cocina!!!
    Besotes y buen fin de semana!!!

    ResponderEliminar